Las cajas refrigeradas deben cumplir dos principales funciones: que no se salga el frío y que no penetre el calor. Por simples que parezcan estas tareas en realidad conllevan algunos cuidados necesarios para que se logre su función. Por ello, aquí te compartimos 3 consejos para el mantenimiento de cajas refrigeradas.

Mantenimiento exterior e interior

Cualquier daño que sufra la carrocería interna o externa de una caja refrigerada debe ser reparado de inmediato, sobre todo si son rasgaduras u hoyos, ya que a través de estos se puede dañar el aislamiento que mantiene el interior frío.

Ojo con la humedad

La humedad al interior de la caja provoca que los materiales que funcionan como aislantes se dañen, generando así que el calor pueda penetrar dentro de la caja.

Checar la eficiencia del aislamiento

Se pueden tomar diferentes medidas para verificar que la caja refrigerada continúa teniendo el 100% de su aislamiento térmico. Una de ellas es pesarla regularmente, si gana peso es muy probable que se deba a una fuga en el aislamiento por condensación.

Otra medida es llevar un registro de la temperatura pues, si ésta aumenta un grado, indicaría un problema.

Con estos tres simples consejos para el mantenimiento de cajas refrigeradas lograrás mucho. Ahora bien, si requieres ayuda profesional, en Thermotorres estamos a tu servicio, somos expertos en venta y reparación de cajas refrigeradas, ¡contáctanos!